jueves, 18 de septiembre de 2014

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Adios China Zorrilla





























Concepción Matilde Zorrilla de San Martín Muñoz, conocida popularmente como China Zorrilla (Montevideo, 14 de marzo de 1922 - ibídem, 17 de septiembre de 20141 ), fue una primera actriz, comediante, directora uruguaya. Desarrolló una importante carrera internacional, especialmente en Argentina, donde se estableció en 1971.

Una de las personalidades artísticas más populares y carismáticas del Río de la Plata y grande dame del teatro rioplatense, es actriz y directora teatral premiada en cine, radio y televisión, con larga trayectoria en ambas márgenes del Plata.

En noviembre de 2008 le fue otorgada por el gobierno de Francia la condecoración de la Legión de Honor en el grado de caballero (Chevalier), por el gobierno chileno con la Orden al Mérito Docente y Cultural Gabriela Mistral y en 2011 el gobierno uruguayo la homenajeo con un sello del correo.

Nació en Montevideo en el seno de una familia patricia uruguaya: es hija de la argentina Guma Muñoz del Campo y del escultor José Luis Zorrilla de San Martín (1891-1975) —autor de obras escultóricas como el Obelisco a los Constituyentes de 1830, La fuente de los atletas y el Monumento al gaucho en Montevideo, así como los monumentos a Julio Roca y a Artigas en Buenos Aires.El 17 de setirmbre de 2014 muere en la Asociación Española de Socorros Mutuos en Montevideo.

Su abuelo paterno fue el poeta Juan Zorrilla de San Martín (1855-1931), autor de La epopeya de Artigas, Tabaré (epopeya) y La leyenda patria; fue ministro plenipotenciario del Uruguay en la corte del rey español Alfonso XIII y designado entre los mandatarios sudamericanos para representarlos en Cádiz, en los actos por los 400 años del Descubrimiento de América.

La segunda de cinco hermanas —la mayor fue Guma Zorrilla, destacada vestuarista teatral— Concepción "China" Zorrilla está emparentada por vía materna con José Gervasio Artigas, principal prócer del Uruguay y con el poeta argentino Estanislao del Campo (autor del laureado Fausto criollo). Ver «Genealogía», al final de este artículo.

Su infancia transcurrió en París, donde su padre —discípulo de Antoine Bourdelle— eligió trabajar después de ganar el concurso para el Monumento al gaucho. Más tarde fue a Uruguay, donde asistió al Colegio Sagrado Corazón (Montevideo).

Se inició en el teatro independiente en 1943 en el grupo "Ars Pulcra" (de la Asociación de Estudiantes Católicos), debutando en La Anunciación a María (L'Annonce faite à Marie) de Paul Claudel dirigida por Román Viñoly Barreto.

En 1947 viajó a Londres becada por el British Council para estudiar en la Royal Academy of Dramatic Art donde tomó cursos con figuras de la talla de Katina Paxinou, la gran trágica griega.

En la BBC conoció al crítico teatral uruguayo René Arturo Despouey y estuvo en contacto con importantes figuras del quehacer cultural europeo. Hizo teatro en español bajo la dirección de José Estruch, que había emigrado a Londres desde España después de la Guerra Civil.

A su regreso de Londres debutó en Una familia feliz de Antonio Larreta en la Comedia Nacional Uruguaya en 1949 donde actuó en más de 80 obras de teatro como primera actriz en el Teatro Solís de Montevideo en más de una ocasión en compañía de la legendaria Margarita Xirgú que la dirigió en La celestina, Bodas de sangre (de Federico García Lorca),Tres hombres y una mujer de Calderón de la Barca, Sueño de una noche de verano y Romeo y Julieta (de Shakespeare); también fue dirigida por Armando Discépolo (en Locos de verano) y por Orestes Caviglia (en "Nuestro pueblo" y "El soldado de chocolate" de Bernard Shaw).

En teatro de repertorio se impuso como actriz dramática y como brillante comediante primero en la Comedia Nacional, el TCM (Teatro de la Ciudad de Montevideo) y luego en el Teatro El Galpón.

En 1961 fundó el Teatro de la Ciudad de Montevideo (TCM) junto con Antonio Larreta y Enrique Guarnero, con cuyo elenco viajaría a Buenos Aires, París y Madrid. En la capital francesa actuaron en el Teatro de las Naciones y en la española presentaron en el Teatro Español: La zapatera prodigiosa de Federico García Lorca, en pleno régimen de Franco, En familia, Mano santa y Porfiar hasta morir de Lope de Vega por la que ganaron el Premio de la Crítica Española.

Produjo, tradujo, adaptó y dirigió las obras de teatro Ha llegado un inspector y Esquina peligrosa de J. B. Priestley y con la compañía del SODRE las óperas La Boheme (de Giácomo Puccini) y Un ballo in maschera (de Giuseppe Verdi).

En 1975, Zorrilla dirigió El barbero de Sevilla de Rossini en el viejo Teatro Argentino de La Plata (Argentina).

Entre otras múltiples actividades se desempeñó como corresponsal del diario madrileño El País, cubriendo el Festival de Cannes y otros eventos internacionales y como periodista y animadora de televisión en Uruguay en los programas de Saeta Canal 10 Hogar Club y De padre a hija, recordándose las entrevistas televisadas con su padre, con quien discutían la actualidad y el pasado uruguayo.

A mediados de los años sesenta hizo un paréntesis en su actividad teatral estableciéndose por espacio de cuatro años en Nueva York, donde trabajó como profesora de francés y secretaria de una agencia teatral.

Con el humorista Carlos Perciavalle presentó en Broadway la comedia musical Canciones para mirar, un espectáculo para niños sobre textos de María Elena Walsh, con el que retornó a Montevideo llevándolo en gira por Uruguay.

Al regreso, actuó y dirigió El honor no es cosa de mujeres (de Robert de Flers y Gastón Arman de Caillavet), y el ciclo televisivo El teatro y el amor.

En 1971 viajó a Buenos Aires donde rodó su primera película, Un guapo del 900 (dirigida por Lautaro Murúa) y luego La maffia (de Leopoldo Torre Nilsson) con Alfredo Alcón, iniciando una entrañable relación con la Argentina. En la temporada teatral marplatense reemplazó a Ana María Campoy en la pieza Las mariposas son libres junto a Rodolfo Bebán y Susana Giménez (en su debut teatral).

Actuando en teatro con tres monólogos (Hola hola, un dos tres) y las Canciones para mirar se instaló definitivamente en Buenos Aires desplegando una intensa carrera en cine, teatro y televisión, medio que le dio inmensa popularidad gracias a su participación en teleteatros bajo la autoría de Alberto Migré.

Su estadía en Buenos Aires coincidió con el advenimiento de la dictadura militar uruguaya donde fue proscripta por las autoridades de facto motivando su exilio en Argentina.

En televisión argentina además apareció en recordadas producciones del ciclo Alta comedia (en El tobogán de Jacobo Langsner junto a Narciso Ibáñez Menta, Inda Ledesma y Pepe Soriano y la versión original de Esperando la carroza que seria adaptada para cine en 1985), un especial donde interpretó siete heroínas del teatro universal (de Oscar Wilde, Antón Chejov, Eugene O'Neill, etc.) y otros ciclos unitarios como Atreverse, Mi mamá me ama y La salud de los enfermos dirigidos por Alejandro Doria.

Ha sido una presencia constante en los últimos 35 años del teatro argentino cosechando éxitos como Judith Bliss en Fin de semana de Noel Coward, Querido mentiroso (basado en la correspondencia entre la actriz Patrick Campbell y el autor George Bernard Shaw interpretado por Villanueva Cosse), La voz humana de Jean Cocteau, Encantada de conocerlo de Oscar Viale, Una corona para Benito y Una margarita llamada Mercedes de Jacobo Langsner —que fue llevada al cine como Besos en la frente—, Delirante Leticia de Peter Shaffer, El camino a la Meca de Athol Fugard y en la adaptación de El diario privado de Adán y Eva de Mark Twain que representó en 1985 y nuevamente en el 2007-2009 junto a su compatriota Carlos Perciavalle.

Muy recordada es su actuación en el monólogo Emily (La bella de Amherst) de William Luce sobre la poeta norteamericana Emily Dickinson —traducido al castellano por Silvina Ocampo— con el que recorrió el país y Latinoamérica finalizando con una presentación en el Kennedy Center (Centro John F. Kennedy para las Artes Escénicas)

En 1984 Emily propició un retorno triunfal a Montevideo en un Uruguay nuevamente democrático. Los diarios titularon «El regreso de China Zorrilla tuvo un claro valor simbólico: al estrenar «Emily» tendió un puente para el reencuentro de todos los uruguayos»5 y «China Zorrilla volvió junto con la democracia: después de estar 10 años prohibida, la popular actriz subió de nuevo a un escenario de Montevideo».6 En su homenaje la sala del Teatro Alianza fue nombrada «Sala China Zorrilla».


Viajó con Emily y otros monólogos presentándose en Lima, Santiago, La Paz, Quito, Caracas, en el Festival de Teatro de Bogotá, en Nueva York, Miami, Tel Aviv, San Juan de Puerto Rico y en el Festival Grec de Barcelona.

Encarnó en televisión (Las cuatro caras de Victoria) y luego en teatro a la escritora Victoria Ocampo en la pieza Eva y Victoria de Mónica Ottino que planteó una confrontación imaginaria entre las figuras antagónicas de Eva Perón y la aristócrata escritora, fundadora de la Revista Sur.

En 1995 en el Teatro Colón de Buenos Aires, China Zorrilla revivió el papel de recitante que Igor Stravinsky escribió para Ida Rubinstein y que la Ocampo estrenó en 1936 en el teatro dirigida por el propio Stravinsky: la ópera-ballet Perséphone (Perséfone) sobre textos de André Gide.

La multifacética Zorrilla además produjo y dirigió varios espectáculos teatrales como Arlecchino, servidor de dos patrones de Carlo Goldoni, Scapino (un musical basado en la obra de Molière), Dando Pasos, Salven al cómico, La pulga en la oreja de Georges Feydeau, La mujer invisible, Doce hombres en pugna y la multipremiada Perdidos en Yonkers de Neil Simon con Soledad Silveyra y Lydia Lamaison.

Desde 1971 hasta el presente ha participado en más de 50 películas dirigida por Leopoldo Torre Nilsson (La Maffia), Luis Puenzo (La Peste), María Luisa Bemberg (Señora de nadie), Alejandro Doria (Darse cuenta, Esperando la carroza). Esperando la Carroza con Enrique Pinti, Antonio Gasalla, Luis Brandoni y otras grandes estrellas del espectáculo. Marcos Carnevale (Elsa y Fred, Tocar el cielo), Oscar Barney Finn (Contar hasta diez, Cuatro caras para victoria), Raúl de la Torre (Heroína, Pubis angelical, Pobre mariposa), Edgardo Cozarinsky (Guerreros y cautivas), Adolfo Aristarain (Últimos días de la víctima), Carlos Gallettini (Besos en la frente), Manuel Antín (La invitación), André Melancon (El verano del potro), Santiago Carlos Oves (Conversaciones con mamá), Ricardo Wullicher (La nave de los locos), Juan José Jusid (Los gauchos judíos), Héctor Olivera (Las venganzas de Beto Sánchez), Fernando Ayala (Dios los cría), Javier Torre, Sergio Renán (en un breve papel escrito especialmente por Mario Benedetti para la versión fílmica de La tregua, primer film argentino nominado para un Óscar de la Academia de Hollywood en 1975 y en Tres de corazones) y en el debut cinematográfico como director de Antonio Larreta (Nunca estuve en Viena). En 2008 actuó en Sangre del Pacífico, dirigido por Boy Olmi.

Como protagonista o secundando a luminarias argentinas —como Alfredo Alcón (La Maffia, Pubis angelical), Federico Luppi (Últimos días de la víctima), Héctor Alterio (La Maffia, Las venganzas de Beto Sánchez, La tregua, Contar hasta diez, El verano del potro), Pepe Soriano (Heroína, Las venganzas de Beto Sánchez, Los gauchos judíos, Pubis angelical, Pobre mariposa), Luis Brandoni (La tregua, Darse cuenta, Esperando la carroza), Soledad Silveyra (Últimos días de la víctima, Dios los cría), Graciela Borges (Heroína, Pubis angelical, Pobre mariposa), Luisina Brando (Los gauchos judíos, Señora de nadie), Cipe Lincovsky (La tregua, Pobre mariposa), Norma Aleandro (La tregua, Las sorpresas), Ulises Dumont (Últimos días de la víctima, La invitación, Conversaciones con mamá), Alberto de Mendoza, Facundo Arana (Tocar el cielo), etc.— o internacionales —William Hurt, Dominique Sanda, Leslie Caron, Manuel Alexandre, etc.— su participación siempre despierta especial atracción.

En 2008 la actriz sufrió una insuficiencia respiratoria y debió ser internada para su estabilización.

Se retiró del escenario y la vida pública en el año 2011.

El domingo 14 de septiembre del 2014 fue internada nuevamente por un principio de neumonía en uno de sus pulmones. Si bien el primer día su cuadro mejoró levemente, en el segundo día de internación tuvo una recaída, hasta que finalmente falleció a los 92 años de edad

martes, 16 de septiembre de 2014

La Cruz del Sur - Claudio Tomassini Pinturas


Etam Cru













Etam Cru - es un dúo de grafitteros polacos, que cuentan cada vez con mas por lo increíble que son sus trabajos, a escala gigante, en fachadas de edificios. Bajo el nombre de Etam Cru se ocultan los artistas: Bezt y Sainer. 
Las pinturas son hechas con acrílico y óleo, y poseen increíbles detalles y colores, lo que demuestra su completa maestría en ese trabajo. 
Con este tipo de obras, no molestan a nadie, y por el contrario tienen un aliento estatal que patrocina su trabajo. 

http://www.etamcru.com/

Fin de Jornada - Marta Kinter Oleos


domingo, 14 de septiembre de 2014

Tango - Claudio Tomassini Dibujos











































UNO

Uno busca lleno de esperanzas 
el camino que los sueños 
prometieron a sus ansias. 

Sabe que la lucha es cruel y es mucha, 
pero lucha y se desangra 
por la fe que lo empecina. 

Uno va arrastrándose entre espinas, 
y en su afán de dar su amor 
sufre y se destroza, hasta entender 
que uno se ha quedao sin corazón. 

Precio de castigo que uno entrega 
por un beso que no llega 
o un amor que lo engañó; 
vacío ya de amar y de llorar 
tanta traición... 

Si yo tuviera el corazón, 
el corazón que di; 
si yo pudiera, como ayer, 
querer sin presentir... 

Es posible que a tus ojos, 
que hoy me gritan su cariño, 
los cerrara con mis besos 
sin pensar que eran como esos 
otros ojos, los perversos, 
los que hundieron mi vivir... 

Si yo tuviera el corazón, 
el mismo que perdí; 
si olvidara a la que ayer 
lo destrozó y pudiera amarte... 

Me abrazaría a tu ilusión 
para llorar tu amor... 

Pero Dios te trajo a mi destino 
sin pensar que ya es muy tarde 
y no sabré cómo quererte. 

Déjame que llore como aquél 
que sufre en vida la tortura 
de llorar su propia muerte. 

Pura como sos, habrías salvado 
mi esperanza con tu amor. 

Uno está tan solo en su dolor... 
Uno está tan ciego en su penar... 

Pero un frío cruel, que es peor que el odio, 
punto muerto de las almas, 
tumba horrenda de mi amor, 
maldijo para siempre y se robó 
toda ilusión.

Música: Mariano Mores

Letra: Enrique Santos Discépolo 


sábado, 13 de septiembre de 2014

viernes, 12 de septiembre de 2014

Museo Urbano Arte a la Vista - Rosario Argentina



























































































































































Secretos de Obra: Museo al aire libre de Rosario

Cuando pensé en la sección Secretos de obra me propuse hacer hincapié en muchas de esas que, sin estar en grandes museos o galerías de arte reconocidas, cuentan con un altísimo valor artístico y que requieren de nosotros, para ser apreciadas, sólo el mínimo esfuerzo de levantar la mirada.

Viniendo de Buenos Aires a veces se hace difícil encontrar en otros lugares piezas arquitectónicas que impacten tanto como las que hay en la capital, pero Rosario es una de las urbes que más sorpresas esconde en ese sentido, ya que no sólo guarda grandes similitudes con la geografía porteña sino que, además, es un sitio donde hay una gran actividad artística en todos los ámbitos.

Si van a visitar la ciudad les recomiendo que tengan en cuenta este recorrido pictórico que se encuentra en las medianeras de los edificios mejor ubicados de la ciudad y que los va a llevar por buena parte de la historia de la pintura del siglo XX ya que muchos de los autores que plasmaron sus obras allí, son de los más reconocidos de nuestro arte nacional y,en muchos casos, creadores de estilos que fueron tomados por otros artistas que los tomaron como influencia.

La mayoría de ellas fueron realizadas gracias al aporte de las más importantes pinturerías del país y además cuentan con padrinos que aportan dinero periódicamente para mantenerlas en excelente estado.

El circuito está integrado por tramos según zonas y puede comenzar a hacerse de la forma que quieran. Aquí tienen una opción pero la idea es que cada uno pueda comenzarlo desde donde se encuentre o le quede cómodo:

CIRCUITO CORRIENTES

Tucumán 978
Obra: LA NIÑA DE LA ROSA
Autor: Alfredo Guido

San Lorenzo esquina Corrientes
Obra: EL MONCHOLO
Autor: Juan Grela

Rioja 1400
Obra: MI HERMANA
Autor: Augusto Schiavoni (1893-1942)

CIRCUITO ADUANA

Urquiza y Sarmiento
Obra: MITOFORMAS
Autor: Léonidas Gambartes

Urquiza entre Sargento Cabral y San Martín
Obra: BANDONEÓN
Artista: Julio Vanzo

Sargento Cabral y San Lorenzo
Obra: RETRATO
Autor: Antonio Berni

Urquiza y Sarmiento
Obra: RETRATO
Autor: Juan Berlengieri

CIRCUITO CENTRO

Plaza Montenegro (Cortada Barón de Mahuá)
Obra: LA ANUNCIACIÓN DE CRISTO
Autor: Rubén Baldemar

NICOLAS PASIECANILK



Fotos del Recuero













































Un homenaje a la Fotografía las Casas de Fotografía y  los Fotógrafos de Bahía Blanca y la zona

Luis Salinas


























Nació en Monte Grande, ciudad muy cercana a Buenos Aires, Argentina. La influencia de su padre y de su padrastro, ambos músicos, lo animaron a tocar la guitarra desde edad muy temprana. Músico autodidacta. No estudió en ningún conservatorio. Es un improvisador nato con una original capacidad interpretativa. Antes de lograr el reconocimiento mundial, Salinas fue aceptado en casa. El mismo Luis dice: "Todos tenemos una condición natural para algo. No es lo que te gusta, sino lo que podés hacer. El resto es trabajar. No pretendo ser mejor que alguien. Quiero ser el mejor Salinas posible. Mi música más que nada tiene que ser fluida y sincera; si uno no se emociona, el público tampoco". Su musica, que abarca distintos generos (con el concepto del jazz y de la improvisación), es reconocida por grandes artistas de su país y del mundo, entre ellos Adolfo Abalos y Luis Alberto Spinetta. Compartió discos con Lito Vitale, Chico Novarro, Chango Nieto, Maria Graña y fue convocado por el Chango Farías Gómez en 2005 para participar de "Corazón libre", disco de Mercedes Sosa. Compartió el escenario del Teatro Colón con Dino Saluzzi, donde también presentó su propuesta a través del disco "Música Argentina", editado en 2007. 
En 2008 abrió la edición de la 8° luna del Festival folclórico de Cosquín, y luego compartió escenario con Mercedes Sosa.
Su carrera internacional comenzó con la edición del disco "Aire de tango", grabade en Suecia. Cuando Salinas tocaba en Oliverio, tuvo su oportunidad en el sello GRP. La producción la realizo Tommy Li Puma (productor de Al Jarrau y Miles Davis) y grabó dos discos en Nueva York, "Salinas" y "Rosario". Ahí los grandes referentes norteamericanos del jazz y blues aprovaron su trabajo, entre ellos George Benson, Chick Corea y Scott Henderson. También tuvo su primer sueño logrado cuando tocó con BB King en tres conciertos en Buenos Aires, São Paulo y Río de Janeiro. Tiempo después comenzó su carrera en España. En Barcelona tiene su oficina desde donde coordina su trabajo en el mundo, a cargo de Frank Andrada (New Mood Jazz). En Europa editó sus últimos discos y es querido por los artistas flamencos Raymundo Amador y Tomatito. Participó de los festivales más importantes, el público europeo lo aceptó al igual que pasa en Argentina. Su próximo trabajo en Francia es la grabación de un disco con Birelli Lagreene y Tomatito, con la participación de Paco de Lucía. A Centroamérica fue invitado por Chucho Valdes, y fue jurado en el Festival de la Habana junto a Michael Legrand. Allí tocó ante 30 mil personas junto al grupo Irakere y Chucho Valdes. Se presentó en los principales teatros de Costa Rica, Puerto Rico, Colombia, Venezuela y Panamá.
En 2010 sale a la venta "Sin tiempo", un álbum triple.
Luis Salinas comienza el 2012 con la "Cumbre de guitarras" realizada en Chile junto al músico Scott Henderson. Luego se presentó los días 3 y 4 de febrero en la Casa Nacional del Bicentenario, en Capital Federal. El 17 de marzo brindó un show sold out en La Trastienda Club, por lo que tuvo que agregar una nueva función para el día 31.
Arrancó el 2014 con una gira en la Costa Atlántica y tocó junto a Diego El Cigala el 1° de febrero en el Teatro Sha de Buenos Aires. El 22 de marzo toca en ND Teatro junto a una formación de Latin Jazz integrada por Sirso Iseas en bajo, Martín González en batería y Patán Vidal en teclado.


http://luissalinas.com.ar/

martes, 9 de septiembre de 2014

León Tolstói





















































(Liev Nikoláievich Tolstói; Yasnaia Poliana, 1828 - Astapovo, 1910) Escritor y ruso. Hijo del noble propietario y de la acaudalada princesa María Volkonski, Tolstói viviría siempre escindido entre esos dos espacios simbólicos que son la gran urbe y el campo, pues si el primero representaba para él el deleite, el derroche y el lujo de quienes ambicionaban brillar en sociedad, el segundo, por el que sintió devoción, era el lugar del laborioso alumbramiento de sus preclaros sueños literarios.

El muchacho quedó precozmente huérfano, porque su madre falleció a los dos años de haberlo concebido y su padre murió en 1837. Pero el hecho de que después pasara a vivir con dos tías suyas no influyó en su educación, que estuvo durante todo este tiempo al cuidado de varios preceptores masculinos no demasiado exigentes con el joven aristócrata.

En 1843 pasó a la Universidad de Kazán, donde se matriculó en la Facultad de Letras, carrera que abandonó para cursar Derecho. Estos cambios, no obstante, hicieron que mejorasen muy poco sus pésimos rendimientos académicos y probablemente no hubiera coronado nunca con éxito su instrucción de no haber atendido sus examinadores al alto rango de su familia.

Además, según cuenta el propio Tolstoi en Adolescencia, a los dieciséis años carecía de toda convicción moral y religiosa, se entregaba sin remordimiento a la ociosidad, era disoluto, resistía asombrosamente las bebidas alcohólicas, jugaba a las cartas sin descanso y obtenía con envidiable facilidad los favores de las mujeres. Regalado por esa existencia de estudiante rico y con completa despreocupación de sus obligaciones, vivió algún tiempo tanto en la bulliciosa Kazán como en la corrompida y deslumbrante ciudad de San Petersburgo.

Al salir de la universidad, en 1847, escapó de las populosas urbes y se refugió entre los campesinos de su Yasnaia Poliana natal, sufriendo su conciencia una profunda sacudida ante el espectáculo del dolor y la miseria de sus siervos. A raíz de esta descorazonadora experiencia, concibió la noble idea de consagrarse al mejoramiento y enmienda de las opresivas condiciones de los pobres, pero aún no sabía por dónde empezar. De momento, para dar rienda suelta al vigor desbordante de su espíritu joven decidió abrazar la carrera militar e ingresó en el ejército a instancias de su amado hermano Nicolás. Pasó el examen reglamentario en Tiflis y fue nombrado oficial de artillería.

El enfrentamiento contra las guerrillas tártaras en las fronteras del Cáucaso tuvo para él la doble consecuencia de descubrirle la propia temeridad y desprecio de la muerte y de darle a conocer un paisaje impresionante que guardará para siempre en su memoria. Enamorado desde niño de la naturaleza, aquellos monumentales lugares grabaron en su ánimo una nueva fe panteísta y un indeleble y singular misticismo.

Al estallar la guerra de Crimea en 1853, pidió ser destinado al frente, donde dio muestras de gran arrojo y ganó cierta reputación por su intrepidez, pero su sensibilidad exacerbada toleró con impaciencia la ineptitud de los generales y el a menudo baldío heroísmo de los soldados, de modo que pidió su retiro y, tras descansar una breve temporada en el campo, decidió consagrarse por entero a la tarea de escribir.

Lampiño en su época de estudiante, mostachudo en el ejército y barbado en la década de los sesenta, la estampa que se hizo más célebre de Tolstoi es la que lo retrata ya anciano, con las luengas y pobladas barbas blancas reposando en el pecho, el enérgico rostro hendido por una miríada de arrugas y los ojos alucinados. Pero esta emblemática imagen de patriarca terminó por adoptarla en su excéntrica vejez tras arduas batallas para reformar la vida social de su patria, empresa ésta jalonada en demasiadas ocasiones por inapelables derrotas.

Durante algún tiempo viajó por Francia, Alemania, Suiza..., y de allí se trajo las revolucionarias ideas pedagógicas que le moverían a abrir una escuela para pobres y fundar un periódico sobre temas didácticos al que puso por nombre Yasnaia Poliana. La enseñanza en su institución era completamente gratuita, los alumnos podían entrar y salir de clase a su antojo y jamás, por ningún motivo, se procedía al más mínimo castigo. La escuela estaba ubicada en una casa próxima a la que habitaba Tolstoi y la base de la enseñanza era el Antiguo Testamento.

Pronto fue imitada por otras, pero su peligrosa novedad, junto a los ataques del escritor contra la censura y a su reivindicación de la libertad de palabra para todos, incluso para los disidentes políticos, despertó las iras del gobierno que a los pocos años mandó cerrarla. Era uno de los primeros reveses de su proyecto reformador y uno de los primeros encontronazos con las fuerzas vivas de Rusia, aunque no sería el único. Sus discrepancias con la Iglesia Ortodoxa también se hicieron notorias al negar abiertamente su parafernalia litúrgica, denunciar la inútil profusión de iconos, los enrarecidos ambientes con olor a incienso y la hipocresía y superficialidad de los popes.

Además, cargó contra el ejército basándose en el Sermón de la Montaña y recordando que toda forma de violencia era contraria a la enseñanza de Cristo, con lo que se ganó la enemistad juramentada no sólo de los militares sino del propio zar. Incluso sus propios siervos, a los que concedió la emancipación tras el decreto de febrero de 1861, miraron siempre a Tostoi, hombre tan bondadoso como de temperamento tornadizo, con insuperable suspicacia.

A pesar de ser persona acostumbrada a meditar sobre la muerte, el trágico fallecimiento de su hermano Nicolás, acaecido el 20 de septiembre de 1860, le produjo una extraordinaria conmoción y, al año siguiente, se estableció definitivamente en Yasnaia Poliana. Allá trasladará en 1862 a su flamante esposa Sofía Behrs, hija de un médico de Moscú con quien compartió toda su vida y cuya abnegación y sentido práctico fue el complemento ideal para un hombre abismado en sus propias fantasías.

Sofía era entonces una inocente muchacha de dieciocho años, deslumbrada por aquel experimentado joven de treinta y cuatro que tenía a sus espaldas un pasado aventurero y que además, con imprudente sinceridad, quiso que conociese al detalle sus anteriores locuras y le entregó el diario de su juventud donde daba cuenta de sus escandalosos desafueros y flirteos. Con todo, aquella doncella que le daría trece hijos, no titubeó ni un momento y aceptó enamorada la proposición de unir sus vidas, contrato que, salvando períodos tormentosos, habría de durar casi medio siglo.

Merced a los cuidados que le prodigaba Sofía en los primeros y felices años de matrimonio, Tolstoi gozó de condiciones óptimas para escribir su asombroso fresco histórico titulado Guerra y paz, la epopeya de la invasión de Rusia por Napoleón en 1812, en la que se recrean nada menos que las vidas de quinientos personajes. El abultado manuscrito fue pacientemente copiado siete veces por la esposa a medida que el escritor corregía; también era ella quien se ocupaba de la educación de los hijos, de presentar a las niñas en sociedad y de cuidar del patrimonio familiar.

La construcción de este monumento literario le reportó inmediatamente fama en Rusia y en Europa, porque fue traducido enseguida a todas las lenguas cultas e influyó notablemente en la narrativa posterior, pero el místico patriarca juzgó siempre que gozar halagadamente de esta celebridad era una nueva forma de pecado, una manera indigna de complacerse en la vanidad y en la soberbia.

Si Guerra y paz había comenzado a publicarse por entregas en la revista El Mensajero Ruso en 1864 y se concluyó en 1869, muchas fueron después las obras notables que salieron de su prolífica pluma y cuya obra completa puede llenar casi un centenar de volúmenes. La principal de ellas es Ana Karenina (1875-1876), donde se relata una febril pasión adúltera, pero también son impresionantes La sonata a Kreutzer (1890), curiosa condenación del matrimonio, y la que es acaso más patética de todas: La muerte de Iván Ilich (1885).

Al igual que algunos de sus personajes, el final de Tolstoi tampoco estuvo exento de dramatismo y el escritor expiró en condiciones bastante extrañas. Había vivido los últimos años compartiendo casi todo su tiempo con depauperados campesinos, predicando con el ejemplo su doctrina de la pobreza, trabajando como zapatero durante varias horas al día y repartiendo limosna. Muy distanciado de su familia, que no podía comprender estas extravagancias, se abstenía de fumar y de beber alcohol, se alimentaba de vegetales y dormía en un duro catre.

Por último, concibió la idea de terminar sus días en un retiro humilde y el octogenario abandonó su hogar subrepticiamente en la sola compañía de su acólito el doctor Marivetski, que había dejado su rica clientela de la ciudad para seguir los pasos del íntegro novelista. Tras explicar sus razones en una carta a su esposa, partió en la madrugada del 10 de noviembre de 1910 con un pequeño baúl en el que metió su ropa blanca y unos pocos libros.

Durante algunos días nada se supo de los fugitivos, pero el 14 Tolstoi fue víctima de un grave ataque pulmonar que lo obligó a detenerse y a buscar refugio en la casa del jefe de estación de Astapovo, donde recibió los cuidados solícitos de la familia de éste. Sofía llegó antes de que falleciera, pero no quiso turbar la paz del moribundo y no entró en la alcoba hasta después del final. Le dijeron, aunque no sabemos si la anciana pudo encontrar consuelo en esa filantropía tan injusta para con ella, que su últimas palabras habían sido: "Amo a muchos."

En cierto modo, la biografía de León Tolstoi constituye una infatigable exploración de las claves de esa sociedad plural y a menudo cruel que lo rodeaba, por lo que consagró toda su vida a la búsqueda dramática del compromiso más sincero y honesto que podía establecer con ella. Aristócrata refinado y opulento, acabó por definirse paradójicamante como anarquista cristiano, provocando el desconcierto entre los de su clase; creyente convencido de la verdad del Evangelio, mantuvo abiertos enfrentamientos con la Iglesia Ortodoxa y fue excomulgado; promotor de bienintencionadas reformas sociales, no obtuvo el reconocimiento ni la admiración de los radicales ni de los revolucionarios; héroe en la guerra de Crimea, enarboló después la bandera de la mansedumbre y la piedad como las más altas virtudes; y, en fin, discutible y discutido pensador social, nadie le niega hoy haber dado a la imprenta una obra literaria inmensa, una de las mayores de todos los tiempos, donde la epopeya y el lirismo se entreveran y donde la guerra y la paz de los pueblos cobran realidad plásticamente en los lujosos salones y en los campos de batalla, en las ilusiones irreductibles y en los furiosos tormentos del asendereado corazón humano.



lunes, 8 de septiembre de 2014

Iglesias Templos - ClaudioTomassini Fotografía



























Catedral Nuestra Señora del Rosario ciudad de Azul 
Es un templo de estilo gótico inaugurado el 7 de octubre de 1906 en Azul (Argentina), Argentina, fue diseñada por los ingenieros Juan Ochoa, W. Pitman y Charls Evans Medhurst. Ubicado en la calle San Martín 411 esquina Colón.


























Iglesia de la localidad de  Bajo Hondo 


























Iglesia de Ntra Señora de los Desamparados ciudad de  Carhué
Ubicada en: Moreno y Pellegrini.La trayectoria de la Iglesia Nuestra Señora de los Desamparados en Carhué se inició el mismo día de la fundación. La construcción del edificio original de características neogóticas se realizó entre los años 1905 y 1909. La torre se erige entre 1910 y 1912 aproximadamente. En 1945 y 1946 se construyeron las naves laterales, quedando su fisonomía tal cual se observa en la actualidad. La imagen de la Virgen fue entronizada por el propio Coronel Lavalle en 1886.




























Catedral Nuestra Señora de la Merced ciudad de Bahía Blanca  

Ubicada en el corazón de Bahía Blanca, es un Monumento Histórico Provincial. La Virgen de la Merced es la Patrona de la Arquidiócesis de la ciudad.
La construcción del edificio estuvo dirigida por el Doctor Sixto Laspiur, tras la necesidad de contar con un templo parroquial apropiado al crecimiento urbano. A pesar del esfuerzo, el espacio sólo sirvió hasta 1895. A partir de ese año, y hasta el 1900, se encargará de terminar el proyecto el Arquitecto Luis Prepani. Sin embargo, fue inaugurada sin estar completa, ya que contaba solo de una nave, y recién se le agrega el campanario en 1903. Las dos naves laterales que faltaban, fueron terminadas por el constructor Antonio Gerardi entre 1916 y 1920. Finalmente en 1929 se habilita el campanario y se coloca el reloj.

Por su ubicación en el centro histórico de la ciudad y su valor cultural, se consideró necesario que se preserve dicho edificio, nombrándolo Monumento y poniendo en valor las instalaciones.


























Coronel Suarez








































Coronel Suarez




























Parroquia Ntra. Sra. del Carmen ciudad de Coronel Suarez




























Parroquia San Miguel Arcangel Espartillar










































Iglesia de la ciudad de Medanos 









































Iglesia San Jose de la Ciudad de Olavarría 

Frente a la plaza principal y vecino del Palacio Municipal, en la esquina de San Martín y Vicente López se ubica la Catedral de la Ciudad de Olavarría.
Fue inaugurada en 1898. Cuatro columnas y dos cúpulas conforman su fachada. Un vitreaux interior representa la figura de Cristo Triunfante “sin rostro” donado oportunamente por la Fundación Fortabat.
El interior es de estilo más moderno, con techos ondulantes, combinando ladrillos y hormigón a la vista. Las imagenes religiosas en su interior son pequeñas.