viernes, 21 de noviembre de 2014

El Perfume - Claudio Tomassini Pinturas


Jorge Cafrune







































Jorge Antonio Cafrune nació en Jujuy, Argentina, 8 de agosto de 1937, en el seno de una familia de origen árabe. Cursó sus estudios secundarios en San Salvador de Jujuy mientras tomaba clases de guitarra.

Trasladado con toda su familia a Salta, el joven formó su primer grupo musical: Las Voces de Huayra, con el que grabó en 1957 su primer disco y realizó su primera gira. Tras grabar un segundo disco, el grupo se disolvió.

Poco después, Cafrune forma un nuevo grupo, Los cantores del Alba, pero finalmente decidió desarrollar su carrera artística en solitario. En esta nueva etapa, debutó en 1960 en el Centro Argentino de la ciudad de Salta para emprender inmediatamente después una larga gira que lo llevaría por varias provincias argentinas y, posteriormente, por Uruguay y Brasil. Precisamente en Uruguay tuvo su primera aparición televisiva. 

En 1962 Cafrune viajó a Córdoba para participar en el Festival de Cosquín, obteniendo un tremendo éxito y siendo elegido por el público como artista revelación. A partir de ese momento, grabó su primer disco en solitario y se sucedieron las apariciones en radio, televisión y teatros de todo el país.

En 1967 presentó la gira De a caballo por mi Patria, con la que recorrió el país. Además de su música, aportaba cintas y fotografías sobre las formas de vida, costumbres, cultura y tradición de las diversas regiones. 

Al finalizar esta gira, Cafrune inició, junto a otros artistas, una gira por los Estados Unidos y España. El éxito alcanzado en nuestro país fue extraordinario, tanto que decidió vivir en España, una decisión a la que no fue ajena su matrimonio con Lourdes López Garzón. 

Regresó a Argentina en 1977, a la muerte de su padre. Eran los tiempos de la dictadura de Videla. En el festival de Cosquín de enero de 1978 , el público le pidió una canción que estaba prohibida, Zamba de mi esperanza. Cafrune accedió a interpretarla, lo que provocó, según parece, amenazas de muerte por parte de algún miembro del ejército. 



En enero de 1978, Cafrune emprendió una viaje a caballo que lo llevaría a Yapeyú, lugar de nacimiento del libertador José de San Martín. Esa noche fue embestido por una camioneta conducida por un joven de 19 años, Héctor Emilio Díaz. Cafrune falleció ese mismo día a la medianoche, pero el hecho nunca fue esclarecido y para la justicia quedó sólo como un accidente.

Coplas del Payador Perseguido



Con permiso voy a entrar aunque no soy convidao
pero en mis pagos un asado no es de naides y es de todos
yo voy a cantar a mi modo después que haya churrasqueao.

Yo se que muchos dirán que peco de atrevimiento
si largo mi pensamiento pal rumbo que ya elegí
pero... siempre he sido así, galopiador contra el viento.

La sangre tiene razones que hacen engordar las venas
pena sobre pena y pena hacen que uno pegue el grito
la arena es un puñadito, pero hay montañas de arena.

No se si mi canto es lindo o si saldrá medio triste
nunca fuí zorzal ni existe, plumaje mas ordinario
yo soy pájaro corsario que no conoce el alpiste.

Vuelo porque no me arrastro, que el arrastrarse es la ruina
anido en árbol de espina lo mesmo que en cordillera,
sin escuchar la zonzera del que vuela lo gallina.

No me arrimo así nomá, a los jardines floridos
sin querer vivo alvertido pa no pisar el palito
hay pájaros que solitos se entrampan por presumidos.

Aunque mucho eh traqueteado no me engrilla la prudencia
es una falsa experiencia vivir temblándole a todo
cada cual tiene su modo, la rebelión es mi ciencia.

Yo soy de los del montón, no soy flor de invernadero
igual que el trébol campero crezco sin hacer barullo,
me apreto contra los yuyos y así lo aguanto al pampero.

Acostumbrado a las sierras yo nunca me se marear
y si me siento a alabar me voy yendo despacito,
pero aquel que es compadrito paga pa hacerse nombrar.

Si me dicen señor agradezco el homenaje
mas soy gaucho entre el gauchaje y soy nadie entre los sabios
y son para mi los agravios que le hagan al paisanaje.

La vanidad es yuyo malo que envenena toda huerta
es preciso estar alerta manejando el asador
pero no falta el varón que la riega hasta en su puerta.

El trabajo es cosa buena, es lo mejor de la vida
pero la vida es perdida trabajando en campo ajeno
unos trabajan de trueno, y es para otros la llovida.

El estanciero presume de gauchismo y arrogancia
el cree que es extravagancia que su peón viva mejor.
mas no sabe ese señor que por su peón tiene estancia.

El que tenga sus reales hace muy bien en cuidarlos
pero si quiere aumentarlos que a la ley no se haga el sordo
que en todo puchero gordo los choclos se vuelven malo.

Yo vengo de muy abajo y muy arriba no estoy
al pobre mi canto doy y así lo paso contento
porque estoy en mi elemento y ahí valgo por lo que soy.

Cantor que canta a los pobres ni muerto se ha de callar
pues ande vaya a para el canto de ese cristiano,
no ha de faltar el paisano que lo haga resucitar.

Si alguna vuelta he cantado ante panzudos patrones
he picaneado las razones profundas del pobrerío
yo no traiciono a los míos por palmas y patacones.

Si uno canta coplas de amor, de potros, de domador,
del cielo y de las estrellas
dicen que cosa mas bella, si canta que es un primor!

Pero si uno como Fierro por ahi se larga opinando
el pobre se va acercando con las orejas alertas
y el rico vicha la puerta y se aleja reculando.

Tal vez alguien haya rodado tanto como rodé yo
pero le juro créamelo!, que ví tanta pobreza
que yo pensé con tristeza, Dios por aquí y no pasó.

Nadie podrá señalarme que canto por amargao
si he pasao las que he pasao quiero servir de advertencia
el rodar no sera cencia, pero tampoco es pecao.

Amigos voy a dejarlos
está mi parte cumplida
en la forma preferida de una milonga pampeana
canté de manera llana ciertas cosas de la vida.

Ahura me voy no sé adonde
pa mí todo rumbo es bueno
los campos con ser ajenos los cruzo de un galopito
guarida no necesito yo se dormir al sereno.

Y aunque me quiten la vida
o engrillen mi libertad
o aunque chamusquen quizá
mi guitarra en los fogones
han de vivir mis canciones en el alma de los demás.

No me nuembren que es pecao
y no comenten mis trinos
yo me voy con mi destino pal lao donde el sol se pierde
tal vez alguno se acuerde que aquí cantó un argentino.



miércoles, 19 de noviembre de 2014

Antonio José Zango Osuna





























































































Felicitaciones a mi amigo Antonio Jose Zango Osuna  por su trabajo.

sábado, 15 de noviembre de 2014

Serie Cosmogenesis - Claudio Tomassini Pinturas























































Cosmogonía (del griego κοσμογονία, kosmogonía o κοσμογενία, kosmogenía, derivado de κόσμος, kosmos ‘mundo’ y la raíz γί(γ)νομαι, gígnomai / γέγονα, gégona, ‘nacer’) es una narración mítica que pretende dar respuesta al origen del Universo y de la propia humanidad.

Generalmente, en ella se nos remonta a un momento de preexistencia o de caos originario, en el cual el mundo no estaba formado, pues los elementos que habían de constituirlo se hallaban en desorden; en este sentido, el relato mítico cosmogónico presenta el agrupamiento —paulatino o repentino— de estos elementos, en un lenguaje altamente simbólico, con la participación de elementos divinos que pueden poseer o no atributos antropomorfos.

La cosmogonía pretende establecer una realidad, ayudando a construir activamente la percepción del universo (espacio) y del origen de dioses, la humanidad y elementos naturales. A su vez, permite apreciar la necesidad del ser humano de concebir un orden físico y metafísico que permita conjurar el caos y la incertidumbre.

Desde la antigüedad, los mitos han sido relatos compuestos por acciones simbólicas que se transmitieron por generaciones para ofrecer respuestas sobre el origen del universo y del hombre, relacionándolos con dioses y mensajeros que actuaban a nombre de éstos.

Los mitos ofrecieron a las distintas culturas una visión integradora del mundo, al facilitar su percepción de los fenómenos que le parecían extraños a una creencia colectiva que dio origen a los que los acompañaron y proporcionaron la seguridad psicológica para la construcción de una identidad para la vida en comunidad.

En los mitos, algunos investigadores han señalado que los dioses suelen representar las fuerzas elementales de la naturaleza, que pueden percibir, de los cuales se derivan los fenómenos naturales que condicionaron sus vidas. Sin embargo, este postulado simplista y etnocéntrico ha ido quedando progresivamente superado para dar cuenta del mito como un especial espacio simbólico a partir del cual el ser humano puede atribuir significados (conscientes e inconscientes) a deidades, héroes y acciones míticas en estrecha relación con la vida psíquica, intersubjetiva, social y cultural. Esto quiere decir que un determinado mito puede tener relación con el proceso de madurez interno de determinada persona, pero también puede servir para generar cohesión social en una comunidad, o para legitimar determinadas estructuras de poder; no existe una explicación unívoca.

La palabra «mito» deriva del griego mythos, que significa ‘palabra’ o ‘historia’. Un mito tendrá un significado diferente para el creyente, para el antropólogo y para el filólogo. Esa es precisamente una de las funciones del mito: consagrar la ambigüedad y la contradicción. Un mito no tiene por qué transmitir un mensaje único, claro y coherente.

La mitología no es sino una alternativa de explicación frente al mundo que recurre a la metáfora como herramienta creativa. Entonces, los relatos se adaptan y se transforman de acuerdo a quien los cuenta y el contexto en el que son transmitidos. Los mitos no son dogmáticos e inmutables sino que son fluidos e interpretables.

Las cosmogonías griegas narran al origen del mundo que parte del caos, para que en un acto de creación divina se imponga el orden. Esta acción marcará el principio del ser y del bien para el pensamiento griego, en donde el ser no puede ser lo informado porque el mal se acerca a la carencia de límite. Visión que el filósofo Hesíodo recoge en su Teogonía y Timoteo en su relato del demiurgo platónico. Cabe destacar que en las cosmogonías griegas el orden se va imponiendo de una manera violenta, por las luchas entre los dioses, mientras que en la cosmogonía judeocristiana el orden surge por el poder de la Palabra de Dios.

En la cosmogonía judeocristiana, el origen del mundo está presente en el Génesis (el primer libro de la Biblia), que relata cómo el dios Yahvé empezó a crear el mundo «en un principio». La teología cristiana utiliza el término ex nihilo para sustentar y referirse a la creación universal partiendo de la nada, aunque hay quienes afirman que en la Biblia no se encuentra una mención explícita a dicho proceso. La creación es un proceso que tiene lugar por separación: la tierra de los cielos, la tierra de las aguas, la luz de la oscuridad. Es decir, se procede por separación de componentes partiendo del caos primigenio.

Sólo en ocasiones se ha señalado que la creación yahvista está articulada en torno a la separación de categorías, la idea de mal estará consecuentemente asociada con lo que cruce, con lo que rompe o se opone al límite de dichas categorías. Es decir, una vez más el mal estaría asociado con la falta de forma, con desaparición del límite. El mal desde ésta óptica afecta a la unidad del cosmos.

Por eso en general, las narraciones cosmogónicas no solo representan una configuración del universo, desde el punto de vista de estudiar lo que es en tanto que es y existe como sustancia de los fenómenos (visión ontológica), sino que de ellas también se derivan ciertas necesidades éticas para la preservación en la unidad del mismo.

Las teorías científicas proporcionan actualmente al imaginario popular los elementos para la descripción del origen del universo y lo que hay en él; orígenes que anteriormente eran explicados sólo a través de la cosmogonía presente en las diferentes religiones. Así, actualmente las ciencias describen la evolución del universo, particularmente a través de la teoría del Big Bang; y el origen y la evolución de la vida, a través de la teoría de la síntesis evolutiva moderna.

El pensador Teilhard de Chardin propone una reconciliación entre el punto de vista científico y el de la religión cristiana, interpretando la génesis como una transformación organizada de la materia a través del tiempo, desde niveles simples como los átomos hasta niveles mucho más complejos, como la especie humana. Sin embargo, no considera al hombre como la culminación de la evolución sino como un paso intermedio hacia lo que denomina el Punto Omega de unidad final con Dios preexistente.1 Aunque las ideas de Teilhard de Chardin fueron rechazadas inicialmente por parte de la doctrina católica, el papa Benedicto XVI ha admitido que el jesuita francés fue un gran visionario a este respecto2

Dentro del ámbito de las ciencias naturales, Richard Dawkins (1941–), en su texto El gen egoísta (1976), narra la descripción científica del origen de la vida como el momento en el cual aparece sobre la Tierra una molécula, formada accidentalmente, que tenía la propiedad de crear copias de sí misma (un protobionte). Luego, a partir del ancestro común universal, Dawkins explicará el desarrollo de la vida (evolución biológica), describiendo las diversas ramificaciones en especies en lo que él denominó «errores en la replicación». Más allá de las pretensiones evolucionistas del discurso dawkinsiano, la idea de una molécula que se forma por accidente en un punto impreciso y que a partir de la misma se origina la cadena vital, tiene muchas resonancias con el mito demiúrgico. El demiurgo agrupa el material disperso en forma molecular, de donde se originan todas las formas vitales sobre la faz de la Tierra, pero el demiurgo no está sujeto a su propia creación, por lo que resulta lo que señala Dawkins, que no todo está determinado por nuestros genes.

LA CULPA ES MÍA - ALBERT PLA





LA CULPA ES MÍA

Creo que tengo muy claro lo que pienso sobre los que mandan. Estoy convencido de que la monarquía hizo casi más daño a este país que la Iglesia que les ampara y les bendice. Creo que casi todos los políticos son corruptos y mentirosos. Me parece evidente que casi todos los banqueros son unos ladrones sin escrúpulos. También me dan miedo casi todos los militares y policías. Y estoy seguro de que casi todos los medios de comunicación son el altavoz de estos poderes; siembran y cultivan sus mentiras a lo bestia, sin piedad y con insistencia.
Palabras como: "Democracia", "Justicia" y "Ley" ya no tienen sentido porque se han adueñado de ellas y se han cagado encima de su significado.
Y no digo más y digo casi, porque también tienen la llave de las cárceles y, la verdad, como casi todos, tengo miedo. No puedo decir nombres: cualquiera se mete con unos tipos que son capaces de meter en el talego hasta a los jueces que les acusan con las manos llenas de evidencias.
Yo maldeciría y escupiría sobre su tumba, pero creo que es mejor proponer una tregua de dos horas. Sin rencores, olvidemos nuestras preocupaciones y defectos. Por favor, les animo a que vayan a una sala de conciertos, a uno de los pocos espacios culturales donde se recita poesía o se programa un espectáculo de danza. Prueben una sola vez.
Vayan al teatro a ver que sucede, olvídense de recaudar un momento. Ya tendrán tiempo mañana de pensar cómo se llamará el último impuesto imposible que les tendrá que pagar el teatro para costear las putas de Canarias que frecuenta el concejal de cultura, o el alcalde, o el presidente de su grupo parlamentario.
Siéntense en la butaca, tómense una cervecita en la barra de la sala donde toca una banda de flamenco, en vez de calcular que rentabilidad tendría ese local si estuviera en sus manos. Prueben a escuchar un recital de poesía; verán que inofensivos son esos supuestos aquelarres ideológicos. Comprobarán que no llegan ni a la mitad de perversión que las orgías que ustedes montan en yates de lujo.
Ustedes no tienen que hacer nada. Solo entrar. Sí, ya sé que hoy no hay ninguna cena donde ponerse hasta el culo con el cuento de recaudar fondos para los pobres, ni está el artista que sale en la tele que tanto le gusta a su mujer. Pero hagan un esfuerzo. Solo tienen que entrar y se encontrarán con una señorita que les corta atentamente las entradas. No intenten tirársela, ni robarle la cartera. Sólo denle las gracias y deséenle buenas noches. A su derecha verán un bar donde tomarse un café o una caña. Ustedes pensarán que de ahí tal vez no saquen tajada, pero por una vez sonrían y paguen al camarero su consumición.
Otro chico les dará las buenas tardes y les indicará el sitio donde ustedes estarán sentados. Ahora, miren al suelo. Está reluciente. Una persona limpió el teatro mientras ustedes estaban en el pleno, debatiendo si los billetes en primera de su último viaje los paga el ayuntamiento o la diputación.
Otro trabajador ha conseguido encender la calefacción en el tiempo que ustedes han necesitado para comprarle un bolso de Vuitton a su amante, para cenar en Zalacaín con el presidente de tal y su última novia modelo de cual.
Pero aún hay mas, una vez sentados, una persona apagará las luces de la sala llenando el escenario de colorines. No se asusten, ese individuo se llama técnico de sonido, no es ni un terrorista y tampoco un nazi separatista; ha venido desde lejos con el coche que ustedes le han vendido a crédito, habrá pagado sus peajes y puesto su gasolina, y dormirá en uno de los hoteles de su amiguete, el presidente del club de fútbol ése. Además recuerden que ustedes se van a llevar un buen cacho de su sueldo. No está mal. ¡Gracias a Dios!, que dirían ustedes: ¡está amortizado!
Relájense, no hay enemigos a la vista. Les espera una hora y media de pura magia. Poco más podemos hacer los cómicos desde el escenario, tal vez solo impedir que esos hijos de puta dejen de robar y hacer el mal al menos durante el ratito que dura el espectáculo.
O tal vez ellos tengan razón. Es mejor prohibirlo. Y efectivamente, la culpa de que todo vaya mal, es mía.
ALBERT PLA

QUEDA PROHIBIDO - Alfredo Cuervo Barrero

QUEDA PROHIBIDO

¿Qué es lo verdaderamente importante?
Busco en mi interior la respuesta,
y me es tan difícil de encontrar.
Falsas ideas invaden mi mente,
acostumbrada a enmascarar lo que no entiende,
aturdida en un mundo de falsas ilusiones,
donde la vanidad, el miedo, la riqueza,
la violencia, el odio, la indiferencia,
se convierten en adorados héroes.
Me preguntas cómo se puede ser feliz,
cómo entre tanta mentira se puede vivir,
es cada uno quien se tiene que responder,
aunque para mí, aquí, ahora y para siempre:
Lo que el viento se llevó
Queda prohibido llorar sin aprender,
levantarme un día sin saber qué hacer,
tener miedo a mis recuerdos,
sentirme sólo alguna vez.
Queda prohibido no sonreír a los problemas,
no luchar por lo que quiero,
abandonarlo todo por tener miedo,
no convertir en realidad mis sueños.
Queda prohibido no demostrarte mi amor,
hacer que pagues mis dudas y mi mal humor,
inventarme cosas que nunca ocurrieron,
recordarte sólo cuando no te tengo.
Queda prohibido dejar a mis amigos,
no intentar comprender lo que vivimos,
llamarles sólo cuando les necesito,
no ver que también nosotros somos distintos.
Manos
Queda prohibido no ser yo ante la gente,
fingir ante las personas que no me importan,
hacerme el gracioso con tal de que me recuerden,
olvidar a toda la gente que me quiere.
Queda prohibido no hacer las cosas por mí mismo,
no creer en mi dios y hacer mi destino,
tener miedo a la vida y a sus castigos,
no vivir cada día como si fuera un último suspiro.
Queda prohibido echarte de menos sin alegrarme,
olvidar los momentos que me hicieron quererte,
todo porque nuestros caminos han dejado de abrazarse,
olvidar nuestro pasado y pagarlo con nuestro presente.
Queda prohibido no intentar comprender a las personas,
pensar que sus vidas valen más que la mía,
no saber que cada uno tiene su camino y su dicha,
pensar que con su falta el mundo se termina.
Queda prohibido no crear mi historia,
dejar de dar las gracias a mi familia por mi vida,
no tener un momento para la gente que me necesita,
no comprender que lo que la vida nos da, también nos lo quita.

http://www.euroresidentes.com/Poemas/queda-prohibido-alfredo-cuervo.htm


miércoles, 12 de noviembre de 2014

Rosarinos






































Adrián Abonizio: 
Jorge Fandermole: 
Lalo De los Santos: 
Rubén Goldín: 



Jorge Fandermole, Adrián Abonizio, Rubén Goldín y Lalo De los Santos, cuatro de los exponentes musicales más importantes que parió Rosario, se juntaron al cumplirse 15 años de la llegada a Buenos Aires de "Tiempos Difíciles", el disco de Juan Carlos Baglietto.

«Para porder armar un grupo no sólo es necesario simpatizar con un estilo: tiene que haber una historia y una comunidad para tener en claro qué cosas unen y cuáles marcan diferencias», fundamenta Abonizio.

Si bien el proyecto no tenía otro fin que tocar juntos por todo el país, el interés de un sello discográfico y el hecho que ninguno de los cuatro estaba atado a un contrato los llevó a registrar la placa, que incluye algunos estrenos ("Duérmase mi amor", "Y ahora", "Otro ángel", y "Sueñero") y clásicos grabados en vivo ("Mirta de regreso", "No te caigas campeón", "Canción del Pinar" y, obviamente, "Tema de Rosario").


sábado, 8 de noviembre de 2014

Fin de Jornada - Marta Kinter Oleos


Theo Jansen's




































Theo Jansen (Scheveningen, 1948) es un artista y escultor cinético, vive y trabaja en Holanda.

Hizo estudios de física en la Universidad de Delft a partir de 1968, los cuales dejó en 1975 y se convierte en pintor. En 1981 desarrolló una máquina de pintar en Delft. En 1990 desarrolló los Animaris (animales de playa), dedicándose a diseñar una "nueva naturaleza".

Construye grandes figuras imitando esqueletos de animales que son capaces de caminar usando la fuerza del viento de las playas holandesas. Sus trabajos son una fusión de arte e ingeniería. En un anuncio de BMW, Jansen dijo: "Las barreras entre el arte y la ingeniería existen sólo en nuestra mente".


Una de las creaciones de Theo Jansen, exhibida en la ciudad de Linz durante la Ars Electronica 2005.
Jansen se dedica a crear vida artificial mediante el uso de algoritmos genéticos. Estos programas poseen evolución dentro de su código. Los algoritmos genéticos se pueden modificar para solucionar variedad de problemas incluyendo diseños de circuitos, y en el caso de las creaciones de Theo Jansen, sistemas muy complejos.

Un criterio determinado de aptitud es insertado en el algoritmo; Theo selecciona como criterio que sobrevivan en la playa moviéndose entre las fronteras de arena húmeda cerca al mar y arena seca en el límite con las dunas. Aquellos diseños que tengan el mejor rendimiento en la tarea, dentro de una simulación del entorno, serán hibridados y probados otra vez. Con el tiempo emergen diseños complejos que desarrollan y aletean en la brisa presionando órganos que aparentan botellas plásticas de 2 litros. Brotan también patas articuladas que se desplazan por la arena como las de los cangrejos. Theo usa tubos plásticos para conductos eléctricos para construir algunos de los más prometedores diseños de la computadora. Y luego los suelta en la playa, evalúa sus logros y los mejora.

Desde hace diez años Theo Jansen ha estado ocupado en la creación de una nueva naturaleza. No usa polen o semillas sino tubos amarillos de plástico como material básico de su nueva naturaleza. Fabrica esqueletos que son capaces de caminar en el viento. A largo plazo, quisiera llevar estas creaciones a playas para que vivan sus propias vidas.

http://www.strandbeest.com/


viernes, 7 de noviembre de 2014

Hoy Inauguramos una nueva Sección Publicidades de los años 60 - 70 - 80 - 90




LA BELLA MODELO LILIANA CALDINI Y SU PRIMER COMERCIAL DE TV PARA CIGARRILLOS CHESTERFIELD. FUE UN ICONO POR SU BELLEZA Y MARCO UN ESTILO INIGUALABLE. FUE EXPLOSIVA. REALIZO PORTADAS DE MUCHAS REVISTAS, PARTICIPO EN COMERCIALES Y EN CINE. IMITADA Y ADMIRADA CREO EL FAMOSO PASO DE BAILE QUE ACOMPAÑO A LA CANCION "TIRITANDO" CANTADA POR DONALD...UNA MUJER INOLVIDABLE!!!

martes, 4 de noviembre de 2014

Zdzisław Beksiński







































Zdzisław Beksínski (24 de Febrero 1929, Sanok, Polonia – 21 de Febrero de 2005, Varsovia, Polonia) fue un renombrado pintor, fotógrafo y escultor polaco. Ejecutó sus dibujos y pinturas de un género que él mismo llamó barroco o gótico. El primer estilo es dominado por la representación, los mejores ejemplos vienen de su periodo de Realismo fantástico, cuando pintó imágenes distorsionadas de un ambiente surrealista y de pesadillas. El Segundo estilo es más abstracto, siendo dominado por la forma, y está tipificado por las últimas pinturas de Beksínski.
Beksínski nació en el pueblo de Sanok, en el sur de Polonia. Después de estudiar arquitectura en Cracovia, regresó a Sanok en 1955. Posterior a esta formación, trabajó varios años como supervisor de construcción, labor que odiaba profundamente. En esa misma época, se estaba empezando a interesar en la fotografía, el fotomontaje, la escultura y la pintura. Realizó sus esculturas de plástico, metal y alambre. Su fotografía tuvo varios temas que además aparecerían en sus futuras pinturas, presentando rostros arrugados, paisajes y objetos con texturas agitadas, en los que enfatizó (especialmente para manipular luces y sombras). Su fotografía además describía imágenes inquietantes, tales como muñecas mutiladas con sus caras arrancadas, retratos de personas sin rostro o con la cara envuelta en vendajes. Más tarde, se concentró en la pintura. Sus primeras pinturas fueron de arte abstracto, pero a lo largo de la década de 1960 sus inspiraciones surrealistas fueron más visibles.
Beksínski no tuvo entrenamiento formal como artista. Sus cuadros fueron principalmente creados usando pintura al oleo en paneles de aglomerado que el mismo preparaba, aunque también experimentó con pintura acrílica. Escuchaba música clásica mientras pintaba, ya que el silencio le molestaba.
En 1964, una prestigiosa exhibición en Varsovia probó ser su primer éxito, pues todas las pinturas fueron vendidas.Beksiński se arrojó de lleno en la pintura, y trabajó prolíficamente en esta actividad (siempre al agobio de música clásica). Pronto se convirtió en la figura líder del arte contemporáneo polaco. En los tardíos años sesenta, incursionó en lo que el mismo llamó su “periodo fantástico”, en el que duró hasta mediados de la década de los ochenta. Este es su periodo más conocido, durante él creó imágenes perturbadoras, mostrando un mundo surrealista y post-apocalíptico, pormenorizando escenas de muerte, putrefacción, paisajes repletos de calaveras, figuras deformadas y desiertos. Estas pinturas fueron bastante detalladas, demostrando su marcada precisión y perfeccionismo. Al tiempo Beksínski expresaba, “Deseo pintar de la misma forma como si estuviese fotografiando los sueños”.
Pese al tono sombrío de su arte, Beksínski afirmaba que algunos de sus trabajos eran indescifrables; en su opinión, estos guardaban un tema optimista e incluso humorístico. En ocasiones expresaba que no sabía el significado de sus propias obras y no le interesaba en lo posible hacer interpretaciones. Siendo consecuente con esto, se rehusó a proporcionarle títulos a sus pinturas y dibujos.
Antes de mudarse a Varsovia en 1977, quemó una selección de su trabajo en el patio trasero de su casa, sin dejar documentación alguna. Lo hizo porque consideraba que estas obras eran demasiado personales o insatisfactorias para que fueran públicas.
La década de los ochenta marcó un periodo de transición para Beksínski. Durante este tiempo, sus obras se volvieron famosas en Francia debido al esfuerzo de Piotr Dmochowski, lo que le proporcionó significativa popularidad en Europa occidental, Estados Unidos y Japón. A finales de los ochenta y principios de los noventa se enfocó en imágenes tipo-escultura prestas en una restringida paleta de colores, incluyendo una serie de cruces. Las pinturas en este estilo parecen a menudo haber sido bosquejadas densamente en líneas coloreadas, fueron menos esplendidas que las conocidas en su “periodo fantástico”, pero igual de intensas. Su último periodo, a finales de los noventa, estuvo influenciado por la imagen y la manipulación computarizada.
El último tercio de los años noventa fue un periodo severo para Beksínski. Su esposa, Zofía, murió en 1998. Un año más tarde, en la navidad de 1999, su hijo Tomasz (un popular presentador de radio, periodista musical y traductor de cine) se suicidó. El mismo Beksínski descubrió el cuerpo de su hijo. Incapaz de aceptar la muerte de este, colgó de la pared de su alcoba un sobre que decía, “Para Tomek (diminutivo de Tomasz) en caso de que yo fallezca".
El 21 de Febrero de 2005, Beksínski fue hallado muerto en su apartamento en Varsovia con 17 puñaladas en su cuerpo, dos de ellas fatales. Robert Kupiec (el hijo adolescente del conserje del edificio), quien más tarde se declaró culpable, y un amigo fueron arrestados poco después del crimen. El 9 de Noviembre de 2006 Robert Kupiec fue condenado a 25 años de prisión, y su cómplice, Łukasz Kupiec, a 5 años por la corte de Varsovia. Antes de su muerte, Beksínski se había negado a prestarle dinero a Robert (unos pocos cientos de złotys, apenas 100$).