domingo, 15 de septiembre de 2013

William Case Morris
























William Case Morris,(Soham, Inglaterra, 16 de febrero de 1864 - † Soham, Inglaterra, 15 de setiembre de 1932) fue un pedagogo, pastor anglicano del ala evangélica, educador, filantropo y fundador de Las Escuelas e Institutos Filantrópicos Argentinos. De padres ingleses, su padre, de condición humilde, era un predicador no afiliado a la iglesia oficial inglesa. Su madre falleció apenas a los 4 años de William. Su padre decidió entonces unirse a un contingente de emigrantes que emprendían un viaje hacia América, precisamente a Itapé, Paraguay, cosa que hizo en 1872. Más tarde, la familia se mudó a Rosario (Argentina) en 1873 y por su propia cuenta William Morris se mudo a Buenos Aires en 1886 donde encontró su pasión por la enseñanza hasta el ultimo día de su vida, contando así con más de 250.000 alumnos en sus registros oficiales (se estiman 50 mil mas en registros extraoficiales) educados por este gran filantropo.

William Morris emigro a Itapé, Paraguay con sus sus dos hermanos, su hermana y su padre en 1872 con tan solo 4 años de edad en un emprendimiento de colonos. Debido a que la empresa que los había traído y contratado se desintegró ni bien llegaron, la familia Morris se movió hacia el sur afincándose en una zona rural en la provincia de Santa Fe, Argentina en 1873. Aquí, las penurias económicas agobiaban a los Morris. William, que de pequeño demostraba su interés por la lectura, apenas si tenía tiempo para dedicarse a ella ya que debió trabajar como granjero cuidando ganado y luego como empleado doméstico al servicio de un médico adinerado. Allí fue tratado peor que un esclavo dado que recibía mal trato. Un día, exasperado por la necesidad robo unas monedas para comprar salame. Al descubrir el patrón la acción lo dejo en la calle. Por vivir en la campaña, las migraciones constantes y la pobreza, su educación escolar fue deficiente. Curso estudios hasta tercer grado. A pesar de la escasa educación formal, el joven procuro aprovechar las posibilidades que le ofrecían las bibliotecas donde fue viviendo y leyendo por las noches, para formarse solo o como dicen los ingleses aself made man.
Ya adulto, y con 22 años de edad, William Morris se dirigió a Buenos Aires en 1886, instalado en la zona del puerto de La Boca donde trabajó como pintor y empleado en una oficina. Allí, en “La Boca”, en lo que William Morris describió como “el peor barrio de Buenos Aires”, comenzó a congregarse en la Iglesia Metodista local. La Boca, por ese entonces era un conglomerado plagado de conventillos, inmigrantes pobres, desilusionados, y de niños que no tenían mas perspectiva que la de mayor pobreza, promiscuidad y delincuencia. Este cuadro de terrible indigencia movilizó a Morris que vio en La Boca un futuro de condenados sociales y excluidos. Ese impacto movió su vocación cristiana en favor de la infancia abandonada, que lo convertiría en maestro y guía de niños y jóvenes. Con el poco dinero con que contaba en 1988 alquiló un pequeño y descuidado conventillo y abrió un humilde comedor para los niños de la calle. En ese mismo lugar abrió una escuela dominical de la que se ocupaba personalmente costeando de su bolsillo el salario de un joven maestro durante la semana y encargándose él mismo de la instrucción religiosa los días domingos. Los niños recibirían “pan para el cuerpo y el alma”.
En 1889 fue aceptado como predicador local por la Iglesia Metodista, con lo que la actividad del joven misionero laico ganó mayor autoridad en el barrio de La Boca. En ese mismo año se casa con una joven inglesa, Cecilia Kate O´Higgins, quien había llegado al país con el pastor Stockton. Cecilia compartía con Morris el destino de haber quedado huérfana de madre a los pocos años de vida. Al poco tiempo de casarse, tuvieron un hijo que falleció al poco tiempo. Esta trágica experiencia parece haber impulsado al matrimonio a consagrarse por completo volcando sus energías al servicios de miles de niños. Su obra fue encuadrada rápidamente dentro del marco de la Iglesia Metodista, de la cual Morris era predicador y miembro: éste es el origen de la Misión Metodista de la Boca y el principio de su vida como filantropo.