martes, 31 de diciembre de 2013

Feliz Nuevo Año





























Existe una ley básica denominada Ley de Periodicidad o Ley de Ciclos, todos los Pueblos Antiguos conocían de esta, nuestros aborígenes le rinden tributo a través de la ceremonia a la Pachamama, esta ley rige toda la manifestación (“Todo en el Universo está en evolución y va desde lo más simple a lo más complejo y organizado, según tiempos y ritmos cíclicos”) ya sea la de un Logos Solar, por intermedio de un Sistema Solar, o la de un ser humano por medio de una forma humana. Esta Ley controla similarmente a todos los Reinos de la Naturaleza. (El mundo Natural se mueve en ritmos, secuencias, y ciclos – el paso de las estaciones, el movimiento de las Estrellas, la subida y el flujo de las mareas).

Cada vida manifestada tiene tres grandes Ciclos:

Nacimiento - Vida - Muerte

Involución - Evolución - Oscuración

Movimiento Inerte - Actividad - Movimiento Rítmico

Vida Tamasica - Vida Rajasica - Vida Sattvica

Hay un flujo y reflujo en toda la Naturaleza y en la marea del océano vemos la maravillosa representación de una Ley Eterna.

A medida que el ser se ajusta a las mareas de la vida, empieza a darse cuenta que existe un constante flujo, vitalización y estimulo, seguido por el reflujo inevitable y seguro de las inmutables leyes de la Fuerza.

La totalidad de la vida no tiene que estar concentrada en un violento y continuo periodo de trabajo, ni tampoco comprenderse como una eterna siesta. Tiene normalmente su propio latido rítmico y vibración y su propia y especial pulsación.

Alguna vidas cambian su ritmo y modo de actividad cada siete años otras cada nueve u once años. Aun otras actúan en ciclos más cortos con meses de enérgicos esfuerzos seguidos de meses de aparente inactividad. Algunas personas están tan sensiblemente organizadas que en medio del trabajo, acontecimientos y circunstancias, se ven forzadas a un retiro temporario en el que asimilan las lecciones aprendidas durante el precedente periodo de trabajo.

El crecimiento constituye un largo periodo de construcción, para una final destrucción, de organización para una posterior desorganización, de desarrollo de ciertos procesos rítmicos , a fin de romperlos y luego obligar al antiguo ritmo a que ceda su lugar a otro nuevo.


Que en este ciclo que comienza tengamos la capacidad y la valentía de distinguir  en que etapa de nuestras vidas nos encontramos parados, para así obrar en consecuencia a la misma abandonando viejas estructuras que nos limitan para continuar en el camino. Feliz nuevo ciclo, feliz nueva oportunidad de crecer y de ser mejores personas y de esta forma contribuir con nuestro pequeño aporte al bien común teniendo como herramienta la buena voluntad y la Fraternidad.