lunes, 6 de enero de 2014

LA GRAN INVOCACIÓN nos eleva desde la PERSONALIDAD a la TRÍADA ESPIRITUAL




























LA GRAN INVOCACIÓN nos eleva desde la PERSONALIDAD a la TRÍADA ESPIRITUAL - www.gidgi-argentina.org/pedidos-lgi.htm


Generalmente vivimos y funcionamos en los planos físico, emocional y mental concreto o inferior. 

La Tríada Espiritual tiene su territorio en el mental superior (luz), el búdico (amor) y el átmico (voluntad).

Así pues, la primera estrofa nos eleva del mental inferior a la mente superior, iluminación.

La segunda estrofa nos eleva del plexo solar (emoción) al chacra cardíaco (amor).

La tercera estrofa nos eleva del chacra base (voluntad de vivir) al chacra coronario, el loto de 1.000 pétalos, que es la voluntad espiritual.

El proceso de la elevación de las energías en nuestro ser con la ayuda de LA GRAN INVOCACIÓN hace que nos transformemos, tal como se dice en términos místicos, de Hijos de Hombre en HIJOS DE DIOS! O como se podría decir en términos científicos, transformarnos desde un centro oscuro y con poca irradiación, en centros magnéticos-eléctricos de alto voltaje que irradian su vibración a grandes distancias transmutando todo en LUZ, AMOR y VOLUNTAD!

En la cuarta estrofa, como seres humanos conscientes, viviendo dentro de lo posible en la Tríada Espiritual nos dedicamos a servir al Plan de Luz y Amor, y una parte de ese Plan es distribuir por todos los rincones de todos los países LA GRAN INVOCACIÓN a todas las personas con las que nos ponemos en contacto. 

Cuántas más personas reciban y utilicen LA GRAN INVOCACIÓN más rápido se elevará la humanidad y el planeta Tierra a su destino de Planeta Sagrado dentro del Sistema Solar. 

La simple tarea y servicio de solicitar tarjetas gratuitas en
www.gidgi-argentina.org/pedidos-lgi.htm y compartir con nuestros seres queridos, amigos y conocidos ayudará a producir los grandes cambios que todos esperamos y que anunciarán externamente que nuestro Logos Planetario ha recibido la Iniciación...

QUE TODOS NOS DEDIQUEMOS A DISTRIBUIR LA GRAN INVOCACIÓN EN GRAN ESCALA CON CONCIENCIA DE UNIDAD!