jueves, 23 de octubre de 2014

Carlos Alonso


















































Nació en Tunuyán, Mendoza (Argentina) en 1929.

Consagrado como uno de los más notables artistas plásticos argentinos, Carlos Alonso, comenzó su carrera reflejando en sus obras un realismo social, inclinándose hacia formas cada vez más libres y expresivas, que le harán entroncar con el Nuevo Realismo.

Su técnica era rigurosa, trabajada obstinadamente y sin pausa a través de muchos años, en la que sobresale su color, sensible y expresivo, y sobre todo su portentoso dibujo.

Cursó estudios de arte en la Universidad Nacional de Cuyo con Gómez Cornet y en la de Tucumán con Spilimbergo, grandes maestros de los que atesoró muy valiosas enseñanzas.

En 1954 viajó a Europa, donde expuso en París y Madrid, y en 1959 ganó el concurso organizado por la editorial Emecé para ilustrar la segunda parte del Quijote, de cuya primera se había encargado Salvador Dalí.

En años posteriores prosiguió su tarea de eximio ilustrador enriqueciendo grandemente diversos libros, lo que no le impidió acentuar su dedicación a la creación de cuadros en los que profundizó sus indagaciones sobre la dimensión trágica del ser humano.

Fue consolidando su fama en el país, especialmente por sus celebradas exposiciones en Buenos Aires, y a partir de 1965 emprendió numerosos viajes al extranjero, donde expuso sus obras y cosechó señalados éxitos de público y de críticas.

Sus creaciones fueron reiteradamente exaltadas en México, París, Florencia, Milán, Roma, Bolzano, Londres, Niza, Bologna, Madrid y otras ciudades europeas. Actualmente se encuentra en el máximo nivel de su ciclo creativo, con obras que son rotundas muestras de su talento y sus hondas convicciones, y que por ello ejercen un alto magisterio en las nuevas promociones de artistas plásticos.