jueves, 9 de julio de 2015

Hace exactamente 4 años era asesinado en guatemala el gran cantante de protesta Facundo Cabral







































Hace exactamente 4 años era asesinado en guatemala el gran cantante de protesta Facundo Cabral, autor de "No soy de aquí ni soy de allá", entre muchos otros, de una veintena de libros, y con una discografía que alcanza los 30 títulos.







































Padre nuestro que estas en los cielos cuando vas a librarnos de tus representantes en la Tierra.
Para ellos tengo una mala noticia el Paraíso esta cerrado así que no esperen premios por evitar la vida,
Hace mucho que el Paraíso esta cerrado trabajaba poco, claro quien podría merecerlo, quien no cayo alguna vez en alguno de los siete pecados capitales, como no envidiar el éxito de Julio Iglesias o la mujer de Caposolo, como evitar la ira frente a Viola, como ponerle la otra mejilla a Galtieri.
No teman al castigo porque Dios no es bueno ni malo, es Dios, creador de todo lo que hay y por lo tanto tiene derecho de hacer con su creación lo que le plazca, Dios es demasiado grande para juzgarnos nosotros solos nos condenamos, en lugar de aprender de la Madre Naturaleza que es la verdadera Ley de Dios su verdadera Biblia perdemos el tiempo en los Templos y los Ministerios escuchamos radio Colonia, leemos Crónica y como si eso fuera poco vemos Finalisima.



Sus padres fueron Sara y Rodolfo los cuales ya tenían dos hijos. Su padre abandonó el hogar dejando a su madre con sus tres hijos, los cuales emigraron hacia Tierra del Fuego, sur de Argentina.
Cabral tuvo una infancia dura y desprotegida, convirtiéndose en un marginal al punto de ser encerrado en un reformatorio.
Al poco tiempo consigue escapar y según cuenta encontró a Dios en las palabras de Simeón, un viejo vagabundo.
Se traslada a Tandil, donde realiza todo tipo de tareas, limpiando veredas o como peón en las cosechas.
En 1959 ya tocaba la guitarra y cantaba folklore, siendo sus ídolos Atahualpa Yupanqui y José Larralde, se traslada Mar del Plata, ciudad balnearia a Argentina, y solicita trabajo en un hotel, el dueño lo ve con su guitarra y le da la oportunidad de cantar.
Así comenzó su carrera dedicada a la música, siendo su primer nombre artístico "El Indio Gasparino" , sus primeras grabaciones eran las llamadas comerciales y no tuvieron mayor repercusión, convirtiéndose luego en Facundo Cabral.
Alberto Cortez en 1970, graba "No Soy De Aquí, Ni Soy De Allá" y su nombre es conocido alrededor del mundo, graba en nueve idiomas por cantarles de la talla como Julio Iglesias, Pedro Vargas y Niel Diamond entre otros.

Influenciado en lo espiritual por Jesús y Ghandi, en literatura por Borges y Whitman, su vida toma un rumbo espiritual de observación constante a todo lo que le ocurre a su alrededor, no conformándose siempre con lo que ve y su carrera como cantautor toma el toma el rumbo de la crítica, incomodando a muchos.

En 1976 enmarcado como cantautor de protesta, debe dejar Argentina y se exila en México, donde continúa componiendo y peregrinando, nómada incansable, lleva su pensamiento y su arte al rededor del mundo. (se estima que ha recorrido 159 países, volviendo a muchos de ellos)
En 1984 regresa a Argentina con su nombre consagrado, donde ofrece un recital en el "Luna Park" , espacio reservado para los grandes, siguiendo Mar del Plata, donde cada noche cantaba para seis mil personas. En 1987 llenó el estadio de Fútbol de Ferrocarril Oeste, en Buenos Aires, con capacidad para cincuenta mil personas.
El 5 de mayo de 1994 comienza una gira internacional, donde se presenta en conciertos junto a Alberto Cortes en "Lo Cortes no quita lo Cabral" entrelazando humor y poesía con las canciones que han hecho famosos a ambos.
En Enero de 1996, actuando en Mar del Plata, Alberto Cortez debió ser intervenido quirúrgicamente debido a una obstrucción en la carótida, (hoy ya restablecido) continuando Cabral, con la gira.
En su acervo discográfico, (no completo aún) hay varios grabados en vivo como: "Cabralgando" , "Pateando Tachos" , "El mundo estaba bastante tranquilo cuando yo nací" , "Ferrocabral" y "Lo Cortez no quita lo Cabral" Vol. 1 y 2 entre otros.
Como autor literario fue invitado a La Feria Internacional del Libro en Miami, donde habló de sus libros, entre ellos: "Conversaciones con Facundo Cabral", "Mi Abuela y yo", "Salmos", "Borges y yo", "Ayer soñé que podía y hoy puedo", y el "Cuaderno de Facundo". En reconocimiento a su constante llamado a la paz y al amor, en 1996 la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) lo declaró "Mensajero Mundial de la Paz.
DISCOGRAFIA DE FACUNDO CABRAL
El Carnaval Del Mundo, Cabralgando, Hombre De Siempre..., Mi Vida, Con Waldo de los Ríos, Facundo Cabral, Facundo Cabral, Pateando Tachos, Entre Dios y El Diablo, Ferrocabral, Cabral En Vivo, El Mundo Estaba ..., Secreto, Recuerdos De Oro, Lo Cortez No Quita Lo Cabral y Cortezías y Cabralidades.

No soy de aquí, ni soy de allá
Me gustan los que se callan,
y me gustan los que cantan.
Y de tanto andar conmigo 
me gusta lo que me pasa.
Me pasan cosas como estas,
aunque no tenga importancia
andar contándole a todos,
todas las cosas que pasan.

Porque uno no vive solo
y lo que a uno le pasa
le esta sucediendo al mundo,
única razón, y causa.
Pues todito es tan perfecto
porque perfecto es Dios.
Que se mueve alguna estrella
cuando arranco una flor,
por eso si hay uno, hay dos.
Supe del diablo
la noche que al hambriento dije no.
También esa noche supe
que el diablo es hijo de Dios.
Ando solo por la vida
con un tono y dominante
modestamente cantor
sin pretensión de enseñar,
porque si el mundo es redondo,
no se que es ir adelante.
Andar y andar siempre andando
nada mas que por andar,
No vine a explicar al mundo,
solo vine a tocar.
No quiero juzgar al hombre,
al hombre quiero contar.
Mi condición es la vida
y mi camino cantar,
cantar y contar la vida,
es mi manera de actuar.
Un día llegue a Tandil,
y conocí a un anciano
que afalta de inteligencia
se le dio por ser muy sabio.
Le pregunte por Jesús
una noche al lindo viejo,
y hay mismo lo conocí,
cuando me alcanzó un espejo.

Yo bailo con mi canción
y no con la que me tocan,
yo no soy la libertad,
pero si el que la provoca.
Si ya conozco el camino
para que voy andar acostado,
si la libertad me gusta
paque he de vivir de esclavo.
Elegir, yo siempre elijo,
mas que por mi por mi hermano,
Y sí he elegido ser águila
fue por amor al gusano.
Prefiero seguir a pie
y no en caballo prestado,
alguien por una manzana,
pa siempre quedo endeudado.
Siempre se llega primero
el que va mas descargado.
El día que yo me muera
no habrá que usar la balanza,
pues pa velar a un cantor
con una milonga, alcanza.
Doy la cara al enemigo
la espalda al buen comentario,
porque el que acepta un alago
empieza a ser dominado.
El hombre le hace caricias al caballo,
pa montarlo.
Perdón si me propase
y me puse moralejo,
nadie puede dar consejos,
no hay hombre que sea tan viejo.
Me pongo el sol al hombro,
y el mundo es amarillo.
Me gusta andar pero no sigo el camino
pues lo seguro ya no tiene misterio.
Me gusta ir con el verano muy lejos
pero volver donde mi madre en invierno.
y ver los perros que jamas me olvidaron,
y los caballos, y los abrazos que me dan mis hermanos
me gusta, me gusta, me gusta.

El Diablo es un Señor

El diablo es un señor almidonando, 
que nunca olvida el saco y el sombrero 
Que vive en una casa con placares 
para esconder el miedo y lo ajeno 

El diablo es tan correcto como el hambre, 
perfecto y ordenado como el fraude 
A veces tiene panza y si no tiene, 
es calvo como todos sus placeres. 

El diablo tiene cola mas la esconde 
en grueso portafolio color negro, 
Donde lleva también los documentos 
que lo autorizan a matar al pueblo. 

El diablo pone el alma en las tribunas, 
y escucha los discursos de los muertos 
Se arrastra con orgullo por la historia 
y se acuesta con pobrísimos recuerdos 

El diablo se levanta muy temprano, 
cansado del confort que lo encadena 
Y corre por las calles presuroso 
de compartir su astillo y su pena. 

Lo he visto muchas veces como ustedes 
en el espejo y el bolsillo de cualquiera, 
En el seguro q asegura todo, 
menos la paz, la luz, la primavera. 

Lo he visto caminar al lado mío 
y medir la moral y las polleras 
Decidir el tamaño de la dicha, 
la justicia, el honor y las ideas 

Lo he visto muchas veces pero ahora, 
mi alegría habla claro de su ausencia 
Tal vez sus propias manos lo mataron 
al escuchar por fin a su conciencia. 

Tal vez sus propias manos lo mataron 
al escuchar por fin a su conciencia.