sábado, 3 de septiembre de 2016

CACHILO POETA DE LOS MUROS - Claudio Tomassini Retratos











































Cachilo pertenecía al Olimpo de la mitología rosarina aún antes de morir -el 4 de octubre de 1991, en la vereda de un edificio público, el Instituto de Previsión Social-. Linyera ciudadano, poeta de los muros, precursor local del graffiti, numerosos exponentes de la cultura rosarina lo han seguido, lo han recopilado, lo han homenajeado, lo han querido y siguen queriéndolo.
Los músicos le han cantado, los periodistas escribieron sobre él, fotógrafos y artistas plásticos lo han retratado. Cachilo fue nota de tapa de la desaparecida revista Risario, la que antes le había dedicado una entrevista -el descubrimiento periodístico de Cachilo, en 1982- y que luego lo incorporaría como "Guía Espiritual". Un grupo de amigos encabezado por Norberto Campos, Mónica Calegari y el recordado Osvaldo Boglione publicó artesanalmente una recopilación de sus escritos murales la que fue presentada en la Escuela Municipal de Artes Plásticas Manuel Musto en setiembre de 1991, quince días antes de la muerte de Cachilo. Destacado espacio le dedica el "Libro de graffitis" publicado por la Editorial El Quirquincho, de Buenos Aires. Los diarios locales también se ocuparon de Cachilo y le dedicaron -ellos también- un espacio de sus respectivas portadas para despedirlo emotivamente cuando murió. Existen, incluso, una filmación en Súper 8 realizada por Alejandro Lamas y una más reciente grabación de video efectuada por José Luis Seguí, en la que se ve y se oye a Cachilo mientras hace su trabajo en las paredes de la ciudad.
En la entrevista de Risario -realizada por Manolo Rivadera- Cachilo declara haber nacido el 1º de mayo de 1927. Los documentos dicen que en realidad nació un día antes, el 30 de abril de 1927. En todo caso ése que en aquellas fechas nacía no era precisamente Cachilo , sino el que cuarenta años más tarde iniciaría la transformación de la cual emergería Cachilo . En más de una oportunidad ha sido publicado su nombre original. Aquí no importa consignarlo.
Había sido empleado de Correo y eso lo revela Cachilo mismo en varios de sus escritos. También había tenido un negocio de librería y prosperado con la venta de calcomanías y banderines. La pregunta obvia acerca de qué le pasó no puede responderse de manera sencilla. En todo caso con Cachilo más importantes que las respuestas son las preguntas, los cuestionamientos.