miércoles, 25 de junio de 2014

LA GRAN INVOCACIÓN nos eleva... al Reino Espiritual.








































Hay tres energías que se invocan cuando recitamos diariamente La Gran Invocación. Ellas son: Luz o Inteligencia, Amor y Voluntad al Bien, tambiénasimilable al poder y al propósito. 

En general, la mayoría de la humanidad vivimos en nuestros cuerpos emocional y mental inferior o concreto, zona de vida que se denomina kama-manas (deseo-mente concreta). No está mal esto, es una realidad. 

¿Pero qué intenta hacer con nosotros La Gran Invocación? Sabemos que cuando se pide algo hay una respuesta, y esa respuesta, si es una energía, la traen los ángeles. Esto también es una realidad, científica, científica espiritual, podríamos decir, siempre que se pide hay una respuesta, nunca falla. 

Cuando pedimos Luz en la primera estrofa llega la respuesta a todos los seres humanos, fundamentalmente trayendo luz o inteligencia. Se activa nuestro mental superior y nuestros chacras laríngeos y ajna. Esa mente superior iluminada por la Luz derrama luz al mental concreto o inferior, al emocional y al físico, intentando una redención de nuestros vehículos inferiores.

Cuando pedimos Amor se activa nuestro cuerpo búdico y se despierta nuestro chacra cardíaco. Se activa nuestra capacidad de amar y otras cualidades como la sabiduría del corazón. 

Cuando pedimos que el Propósito (Voluntad) guíe nuestras pequeñas voluntades se activa nuestro cuerpo átmico y se despierta nuestro chacra coronario (el loto de 1.000 pétalos).

No es que ocurra de un momento para otro, es un proceso que La Gran Invocación con la ayuda de los Ángeles están haciendo con nosotros hace ya unos cuantos años. 

El intento general que se quiere hacer con la humanidad a través de La Gran Invocación es que dejemos de vivir en la personalidad humana, es decir, polarizados en los tres cuerpos inferiores, el físico, el emocional y el mental concreto, y que pasemos a vivir polarizados en el Mental Superior (Luz), en el Búdico (Amor) y en el Átmico (Voluntad). 

Dejar de vivir en la personalidad y pasar a vivir en la Tríada Espiritual, en el Ser Espiritual (Atma-Budi-Manas o Voluntad-Amor-Luz). Dejar de vivir debajo del diafragma para pasar a vivir arriba del diafragma, queriendo decir que usemos los chacras superiores que están ubicados de la mitad hacia arriba...

Si nosotros prestamos atención y hacemos silencio... y luego dejamos que los Ángeles y La Gran Invocación nos moldeen... haremos el Gran Cambio que todos queremos: ser Seres Espirituales o Hijos de Dios, en lugar de simples humanos mortales!

Por eso, si queremos ayudar en este proceso evolutivo, podemos llevar adelante tareas tan simples como recitar diariamente La Gran Invocación desde el SILENCIO y con ATENCIÓN, así como compartir LA GRAN INVOCACIÓN con todos aquellos que todavía no la conocen, lo cual hará la diferencia...

Para solicitar tarjetas color gratuitas de La Gran Invocación y compartirlas:

www.gidgi-argentina.org/pedidos-lgi.htm

El Gran Cambio está en nuestras manos, de nosotros depende.

Abrazos fraternos y mucho Amor para todos!

Daniel Barrantes